Campaña Listas de Espera

Campaña Listas de Espera
Pincha para acceder a toda la INFO

viernes, 9 de enero de 2015

Aragón garantiza tratamiento de Hepatitis C que este avalado

El Gobierno de Aragón ha aclarado hoy que en esta Comunidad "nadie que lo requiera y cuyo tratamiento esté respaldado por criterios clínicos" en cuanto al tratamiento de la Hepatitis C se quedará fuera del sistema.

En una nota de prensa, el Ejecutivo reacciona así al compromiso alcanzado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, junto con todas las CC.AA, las sociedades científicas y los pacientes para que los nuevos medicamentos contra el virus de la hepatitis C lleguen a todas las personas que lo necesiten, de acuerdo con los criterios clínicos establecidos, en condiciones de equidad en todas las Comunidades.

En Aragón, señalan las fuentes, se cuenta con el Grupo de Asesoramiento de Atención Especializada, formado por profesionales de reconocido prestigio, que asesoran y recomiendan sobre la adecuada utilización de medicamentos hospitalarios.

Estos expertos, informan, asesoran no sólo en el tratamiento de la Hepatitis C, sino también de otras, como las referidas a procesos oncológicos o de otro tipo, "en las que una visión clínica multidisciplinar puede mejorar la calidad y eficiencia del tratamiento y garantizar la equidad".

En unas declaraciones facilitadas por el Gobierno aragonés, el consejero de Sanidad, Ricardo Oliván, ha asegurado que en esta Comunidad "solamente se tienen en cuenta criterios médicos para determinar procedencia o no de la medicación y nunca económicos" y ha explicado que los profesionales del grupo asesor "no reciben ninguna instrucción sobre el coste de los tratamientos, salvo que se sigan exclusivamente criterios médicos".

Además, en Aragón existen unos criterios médicos que se han aprobado y que son "permanentemente revisados y modificados siempre que sea necesario".

El médico es el encargado de prescribir o proponer el tratamiento y el Grupo de Asesoramiento de Atención Especializada quien posteriormente lo acepta o no, basada siempre su decisión en criterios médicos, nunca económicos, concluyen las fuentes.