Campaña Listas de Espera

Campaña Listas de Espera
Pincha para acceder a toda la INFO

lunes, 9 de marzo de 2015

Más de un millar de personas pide a la DGA que eche atrás la concesión de obra pública para el hospital de Alcañiz


Más de un millar de personas se manifestó en la tarde de ayer por las calles de Alcañiz a favor de una sanidad en Aragón cien por cien pública y en contra del contrato de concesión de obra pública que el Ejecutivo autonómico adjudicará en las próximas semanas a una empresa privada con un precio de licitación de 451 millones de euros a pagar en 20 años.

La marcha aglutinó a centenares de usuarios del futuro centro de referencia -pensado para cubrir la asistencia de unas 75.000 personas del Bajo Aragón histórico-, miembros de plataformas y mareas ciudadanas, representantes de partidos políticos (estuvieron presentes Podemos y todos los del arco parlamentario aragonés excepto el PP y el PAR, socios de Gobierno y promotores del contrato de construcción por la vía público-privada) y sindicatos.

Tras recorrer las principales calles de la localidad con salida desde el hospital actual, integrantes de Marea Blanca leyeron un comunicado en la plaza de España a través del que se mostraron convencidos de que el contrato que quiere adjudicar el Ejecutivo autonómico es "la punta de lanza de la privatización de la sanidad aragonesa".

"Los modelos de gestión privada o público-privada han demostrado ser más caros, más ineficientes, empeoran la calidad asistencial y disminuyen los indicadores de salud de la población", dijeron, "siendo estos modelos un claro ejemplo del fracaso económico y asistencial".

Por tanto, "rechazamos cualquier modelo de gestión público-privada por el riesgo que", según consideran demostrado en Madrid o Valencia, acaba en una progresiva privatización de servicios sanitarios. Para todos -continuaron- es esencial que la gestión pública sea transparente y atienda con claridad a los intereses del conjunto de la ciudadanía, que genere más empleo y de más calidad".

"No parece lógico que se paralice el hospital público de Teruel por 1 millón de euros y se lance el hospital de gestión y financiación privada en Alcañiz por casi 500 millones de euros", reflexionaron, con un beneficio asegurado "del 12% del beneficio al capital financiero especulativo".

La Plataforma aseguró que las fechas en las que el Gobierno de Aragón lanza la licitación "sobrepasan todos los límites e la ética", pues la adjudicación se realizará una vez "este equipo de gobierno (PP-PAR) estará ya en funciones". "En resumen, se pretende finalizar un centro público aragonés despreciando alternativas más baratas, con la única finalidad de favorecer los negocios privados".

Los convocantes de la movilización de ayer agradecieron la "amplia contestación social y profesional" con la que se ha encontrado la fórmula de financiación público privada e instaron a seguir apoyándola "porque cada paso adelante en la privatización es un atentado contra el derecho a la sanidad de toda la población".

La manifestación arrancó a las 18 horas del hospital de Alcañiz al grito de "la Sanidad no se vende, la sanidad se defiende". Tras recorrer parte de la avenida de Aragón, se bifurcó por la calle Miguel de Cervantes para pasar ante la sede del PAR, donde los manifestantes gritaron algunas consignas. Lo mismo hicieron en la del PP, sita en la calle Huesca, donde se incrementaron los gritos y afectados por la Hepatitis C, Marea Blanca y miembros de CNT gritaron: "PP-PAR, basta de robar", "privatización también es corrupción" o "ahí está la cueva de Alí Babá". "Sí se puede" o "así, así, ni un paso atrás, este hospital lo vamos a salvar" fueron otras de las consignas.

La caminata re reincorporó a la avenida de Aragón y desde allí giró hacia el teatro y de allí a la plaza de España, donde se "aparcaron" las pancartas ("La salud es de todos, no el negocio de unos pocos", "Hospital de Alcañiz 100% público", y de Marea Blanca, Plataforma, sindicatos y partidos políticos varios) y se leyó el manifiesto. Allí, el millar de personas que se concentró coreó "Sanidad pública" y "menos Motorland y más gasto social".

Esperan adjudicar en abril

El Consejo de Gobierno aprobó el 28 de enero el que llama "contrato de concesión de obra pública del nuevo hospital de Alcañiz para la adecuación del proyecto de ejecución, la construcción de la infraestructura sanitaria, financiación, prestación de servicios asociados a la disponibilidad de la misma y explotación de determinados servicios no clínicos".

El 16 de marzo -siete días después de lo que se anunció en un principio- expira el plazo para presentar ofertas y la intención del Ejecutivo, tras abrir los sobres el día 27, es adjudicar las obras en el mes de abril. A partir de ahí, la adjudicataria tendrá un plazo de tres meses para adecuar el proyecto, por lo que los trabajos podrían iniciarse hacia el mes de agosto. El plazo de ejecución de la obra es de 30 meses y el presupuesto base de licitación es de 451.174.551 euros (IVA incluido) que el Gobierno pagará entre 2018 y 2037.

El presupuesto total estimado de las inversiones inmuebles a realizar por el concesionario (obras y reposiciones) asciende a 119.606.244,90 euros (IVA incluido). El resto, hasta llegar a 451 millones, corresponde a gastos de explotación, privatización de servicios no asistenciales, intereses y rentabilidad, entre otros. Una vez que la nueva infraestructura esté operativa, el Gobierno de Aragón deberá pagar un canon anual por su utilización de 15,4 millones de euros (IVA incluido) y otros 2,6 por la prestación de los servicios no sanitarios externalizados.

La mayor parte de los servicios que irán vinculados a la concesión ya están privatizados actualmente como son la limpieza o la vigilancia, pero se han incluido algunos que actualmente se prestan por trabajadores públicos como son la cocina y el mantenimiento. La empresa privada se ocupará también de los servicios comerciales: cafetería y restaurante, vending y televisión. En el segundo estudio de viabilidad, que se hizo tras las alegaciones presentadas en julio, se excluyó la privatización de servicios como esterilización, celadores, lavandería, telefonía, gestión de personal administrativo y almacén.

Según ha reiterado el Gobierno de Aragón, los pacientes serán atendidos por personal del Salud que también se ocupará de la gestión del centro sanitario, por lo que, según han asegurado desde Sanidad, la asistencia sanitaria será cien por cien pública

194 camas y UCI

Según el proyecto presentado hace años, el hospital alcañizano se construirá en la Partida de Cantagallos, de 9,29 hectáreas y con más de 50.000 metros cuadrados construidos y 600 plazas de aparcamiento gratuito. Su estructura es de planta baja y tres alturas. El nuevo equipamiento sanitario tendrá un total de 194 camas, frente a las 135 actuales.

Con el nuevo equipamiento también aumenta el número de quirófanos, de los cuatro actuales a seis. Además, se pasa de ocho a 13 boxes de urgencias. Habrá un total de 62 consultas, frente a las 35 actuales, y 114 despachos.

El nuevo hospital incorporará uno de los servicios actualmente no tiene y que es uno de los más demandados por la población de la zona, la Unidad de Cuidados Intensivos, que tendrá ocho puestos individuales y evitará traslados a otros centros de referencia.