Campaña Listas de Espera

Campaña Listas de Espera
Pincha para acceder a toda la INFO

viernes, 28 de marzo de 2014

El Gobierno de Aragón cierra parcialmente la tercera planta del Hospital Miguel Servet de Zaragoza.

La Consejería de Salud del Gobierno de Aragón vuelve a lanzar un ataque contra la sanidad pública. Recientemente ha decidido cerrar la mitad de la tercera planta del Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Situación incomprensible teniendo en cuenta que la planta segunda ya esta totalmente cerrada.
No existe justificación alguna para esta medida, especialmente si tenemos en cuenta el colapso que sufre el servicio de urgencias de este hospital y el volumen cada vez mayor de las listas de espera.
La planta tercera del Hospital Miguel Servet venía cumpliendo la función de  “apoyo a urgencias”,  que en la actualidad funciona a modo de  cuello de botella cuando no hay camas disponibles.
El cierre parcial de la tercera planta provocará una situación inadmisible y pondrá en riesgo la dignidad y la vida de cientos de pacientes.
Recordemos que durante el último año ya hemos vivido situaciones donde en los pasillos de urgencias se encontraban hasta 16 pacientes en cama y las listas de espera no han parado de aumentar.
Tenemos medios técnicos adecuados y el personal está altamente preparado. ¿Por qué ha decidido el Gobierno de Aragón infrautilizar el servicio? La situación nos recuerda a lo que ocurrió con el CME Pablo Remacha, donde nada más cerrar el servicio de mamografías y ecografías, el Gobierno de Aragón comenzó a derivar estas pruebas a centros privados.
El cierre de las unidades hospitalarias no debe verse como un hecho aislado.  Todo responde a una estrategia de desmantelamiento de lo público perpetrada por los gobiernos de turno. Enriquecen a grandes empresas que luego les recompensan con puestos en sus consejos de administración.
Desde la Plataforma contra la privatización de la sanidad exigimos la apertura de las unidades de hospitalización que se encuentran cerradas, así como la utilización al cien por cien de los centros públicos. Porque la privatización mata, fuera las empresas de la sanidad.