Campaña Listas de Espera

Campaña Listas de Espera
Pincha para acceder a toda la INFO

lunes, 13 de agosto de 2012

Centenares de médicos aragoneses podrían perder su plaza

 Un decreto-ley obligará a estos profesionales a elegir entre seguir ejerciendo la medicina renunciando a su oposición o pasar a realizar labores de administración para conservarla.

Prensa

Alrededor de medio millar de médicos de Aragón se verán obligados a elegir entre renunciar a su condición de funcionarios para seguir ejerciendo la Medicina o pasar a realizar labores administrativas si quieren mantener su actual estatus. Una disposición incluida en el Real Decreto-ley 16/2012 de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud aprobado hace unos meses por el Partido Popular provocará que este grupo de médicos locales o rurales dejen de ser funcionarios estatales para convertirse en profesionales estatutarios. Además, aquellos que decidan no renunciar a su oposición pasarán a realizar tareas administrativas que nada tendrán que ver con el ejercicio de la Medicina.

La disposición, cuyo texto completo todavía debe ser desarrollado, afectará a varios miles de profesionales en todo el país y ya ha generado una enorme incertidumbre entre afectados y sindicatos, que se han levantado contra una medida que califican de “usurpación de derechos”. Según el Sindicato de Médicos de Aragón, esta nueva normativa afectará a entre 300 y 400 titulares -también conocidos como médicos de APD- y a alrededor de un centenar de profesionales de cupo y zona. Sin embargo, desde CSI-F Aragón elevan el número de afectados a alrededor de un millar, ya que la disposición también incluye a “enfermeras, auxiliares de enfermería o técnicos”.

“Muchos de los afectados se encuentran en la recta final de sus carreras profesionales, pero también hay enfermeras y auxiliares que han aprobado hace poco las oposiciones y ahora podrían perder un derecho que obtuvieron lícitamente”, aseguran desde el sindicato mayoritario en las Administraciones Públicas, cuyos representantes se preguntan si “rellenar papeles” es la función más apropiada para un médico: “No tiene mucho sentido formar a una persona durante 12 años para ponerle frente a un ordenador a realizar labores que no se corresponden con la sanidad. Lo único que han encontrado es la mejor forma de derrochar el conocimiento de estos médicos y enfermeras”.

La medida, teóricamente justificada por la necesidad de ahorro para las arcas públicas, no encuentra los mismos argumentos entre los afectados. “Es claramente inconstitucional y no beneficia a nadie. Si solo el 20% de los médicos titulares de Aragón solicitaran conservar su condición de funcionarios, tendrían que contratar a 140 médicos nuevos y buscar 140 plazas para ellos en la administración”, sentencia Santiago Moreno, del Colegio Oficial de Médicos de Zaragoza.

Una reorganización compleja

Una opinión que comparten los sindicatos del sector, a los que tampoco les cuadran los números. “Si todos los afectados deciden no renunciar a su oposición, no habría suficientes puestos para reubicarlos, por lo que habría que despedir al personal que ahora ocupa esos puestos y contratar a más médicos, ya que las plazas que dejan vacantes no son prescindibles”, opinan desde CSI-F Aragón sobre esta medida, que en principio iba a entrar en vigor este 31 de diciembre y finalmente se ha retrasado un año.

“Supongo que la mayoría acabará integrándose en la administración, pero la DGA no sabe qué plazas nos tiene que ofertar, cuánto tenemos que cobrar y, lo que es mas importante, cuál sería nuestra función”, explica Moreno, profundamente decepcionado: “Muchos de estos profesionales han llevado la Medicina durante muchos años a las zonas más recónditas de Aragón y España, y ahora ven 'recompensado' su trabajo con este decreto”.

“Todavía no están claras las consecuencias de este decreto-ley, ya que no se han matizado, pero en cualquiera de los dos casos parece que van a tener peores condiciones laborales y económicas”, indican desde el Sindicato de Médicos de Aragón. Si se convierten a personal estatutario, podrían perder algunos derechos de los que adquirieron con su oposición, como sus actuales horarios o los planes de pensiones y jubilaciones. Si, por el contrario, deciden pasar a la administración, dejarían de percibir algunos complementos salariales como las guardias o la nocturnidad.

Fuente: Kaos en la Red. 8 de agosto de 2012. www.kaosenlared.net