Campaña Listas de Espera

Campaña Listas de Espera
Pincha para acceder a toda la INFO

lunes, 11 de junio de 2012

Los trabajadores advierten que el cierre del laboratorio del Grande Covián afectará a la calidad

Trabajadores y sindicatos critican que la clausura de este y su traslado al Servet no reducirá costes y revertirá en una pérdida de cercanía con el paciente.

La decisión del Gobierno de Aragón de trasladar el laboratorio del centro de especialidades Grande Covián al hospital Miguel Servet ha despertado las críticas de los trabajadores y sindicatos del Sector Sanitario 1 de Zaragoza. Este movimiento ha sido justificado desde la DGA con el fin de ahorrar costes y evitar duplicidades, siempre con la salvaguarda de que la calidad no se verá afectada.

Sin embargo, desde la Junta de Personal y entre los propios trabajadores se advierte que la descentralización de este servicio repercutirá negativamente en la atención al paciente. En este sentido, los trabajadores argumentan que el tiempo de respuesta del Grande Covián permite alertar de situaciones de riesgo inmediato del enfermo. "Cuando la analítica muestra que la vida del paciente está en riesgo se avisa al médico para que inicie su tratamiento inmediato", explicaron fuentes de la Junta. Sin embargo, los trabajadores avisan que esta capacidad de reacción se reduce drásticamente con el traslado del laboratorio.

Actualmente, en el centro de especialidades de la Margen Izquierda los resultados de las pruebas de bioquímica se obtienen en el día y las de microbiología – que requieren de la realización de cultivos – se obtienen a las 48 horas. Precisamente, ambas pruebas junto con hematología se van a realizar a partir del últiimo trimestre del 2012 en el laboratorio del Miguel Servet (bioquímica y hematología) y en el del hospital Royo Villanova (microbiología).

Con esta centralización, el laboratorio del Servet se hará cargo de 600 analíticas que diariamente se derivarán del Grande Covián, además de las 700 que ya se mandan desde el centro de especialidades Ramón y Cajal. En total, el hospital asumirá diariamente 1.300 pruebas más, sin contar las realizadas en el propio centro y las analíticas de urgencia.

Esta cuantía supone, según los trabajadores y sindicatos, un riesgo para la seguridad del proceso y así se lo han hecho saber al gerente del sector I y II del Salud, Mario González. "Se le ha advertido sobre una posible avería en la maquinaria del laboratorio que paralizaría toda la cadena sanitaria", indicaron.

Un radical cambio en la política sanitaria

Esta situación resulta curiosa, precisamente en un sector de la ciudad donde el anterior Gobierno de Aragón, hasta hace menos de un año, tenía la idea de unificar en un laboratorio las pruebas de todo el Sector Sanitario 1 de Zaragoza formado por 13 centros de salud, incluidos los de la Margen Izquierda. Con esta propuesta se perseguía potenciar la cercanía con el paciente que, según los sindicatos y trabajadores, ahora se va a perder. "Tienen la intención de que el Servet asuma el 70% del trabajo del sector 1 de Zaragoza. Es decir, todo lo contrario a lo que se planteó con la ley de 1986 para acercar la atención sanitaria al paciente", lamentaron.

En estos momentos, los usuarios de la Margen Izquierda acuden a su centro de salud para realizar las extracciones y estas muestras son analizadas en la misma mañana en el Grande Covián. "En el Servet los resultados no estarían hasta por la tarde y en ese momento ya no se puede avisar al médico del centro para una urgencia", precisaron.

En este sentido, la Junta de Personal alertó además de que los usuarios de esta zona de la ciudad se van a encontrar con una "pérdida de calidad en el servicio clarísima", cuando las consultas de las distintas especialidades estén dispersas en el hospital Provincial y el Royo Villanova. "En unos meses también van a trasladar traumatología al Royo y la falta de un centro de referencia es un síndrome de pérdida de calidad", entendieron.

Estas decisiones han dado un rocambolesco cambio a la política sanitaria del sector 1 de Zaragoza, ya que, como los colectivos vecinales indican, el Gobierno de Aragón tenía prevista la construcción de otro centro de especialidades en el Actur. De hecho, el solar para el centro médico, situado entre las avenidas de María Zambrano y Gómez de Avellaneda, sigue luciendo el cartel "terreno para la construcción de nuevo centro de especialidades".

Dudas sobre el servicio

El traslado del laboratorio también ha alertado a los sindicatos a la hora de de exigir que el servicio cumpla con todos los requisitos necesarios. La primera duda que asalta a los trabajadores es si el laboratorio del Servet tendrá la capacidad de garantizar el tiempo máximo permitido para el traslado de las muestras. Actualmente, las extracciones deben tardar menos de dos horas desde que salen del centro de salud hasta que llegan al centro de especialidades. "En el Grande Covián llegamos justos porque las muestras empiezan a llegar a las 9.45 y tienen que estar antes de las tres de la tarde. No sé si en el Servet van a poder garantizar esos tiempos", dudaron.

Las críticas a este traslado también llegaron desde el propio hospital Miguel Servet donde señalaron que este laboratorio, cuando lleguen las derivaciones, puede no cumplir con la ley de prevención de riesgos laborales. Esta advertencia la realizaron al comprobar que es muy probable que en el laboratorio no se cumplan los espacios mínimos requeridos para el desempeño del trabajo, que son de 10 metros cúbicos libres por trabajador. Además, también indicaron que, en estos momentos, el personal está trabajando con temperaturas que están por encima de lo permitido. 

Publicado en 10 de junio 2012 en Heraldo.es http://www.heraldo.es/noticias/aragon/zaragoza_provincia/zaragoza/2012/06/09/los_trabajadores_advierten_que_cierre_del_laborato