Campaña Listas de Espera

Campaña Listas de Espera
Pincha para acceder a toda la INFO

lunes, 3 de diciembre de 2012

Comunicado de la Asamblea Obrera y Popular de Monzón

-->

No al cierre del Laboratorio del Hospital de Barbastro
No a la privatización de la sanidad. No a recortar nuestra salud.

Se nos llevan el laboratorio del Hospital de Barbastro. Son 40 puestos de trabajo menos en Barbastro, y peor asistencia médica. Se nos llevan el laboratorio a Zaragoza, como al resto de hospitales de Aragón, y esperan que nos quedemos sentados, agradeciéndoles el ahorro en las cuentas públicas. Se nos llevan el laboratorio, y ahora nuestros análisis tendrán viaje de ida y vuelta, gastando a lo tonto lo que se supone que ahorramos al concentrar los laboratorios en uno solo. El nuevo laboratorio será de gestión mixta: empresa pública y empresa privada. Qué casualidad. Hace tres años celebrábamos el 25 aniversario del Hospital, orgullosos de tener un centro pionero en el uso de las nuevas tecnologías de la información aplicadas a la medicina, reconocido por la UE. ¿Qué tendremos que celebrar ahora? ¿Que ahorramos un montón? ¿A costa de qué?
A costa de nuestra salud.
Porque no nos engañemos, los recortes en sanidad matan. Tal vez no nos apunten con una pistola, pero todos sabemos que un análisis a tiempo salva vidas. Y si se llevan el laboratorio, los análisis tardarán más en llegar, serán más caros a la larga, se harán menos análisis para ahorrar -parece que es lo único que importa, el dinero. Si se llevan ahora el laboratorio, después vendrá cualquier otro servicio del hospital, lo irán desmontando como quien desmonta un puzzle. Antes ya han desmontado/privatizado la cita previa, el archivo de historias clínicas, el banco de sangre, las ambulancias, la limpieza... Si no tuviéramos el espejo de la sanidad madrileña en que mirarnos, tal vez fuéramos más inocentes. Tal vez.
Que no nos digan que no hay dinero para la sanidad, porque para la banca lo hay a espuertas.
Que no traten de convencernos de que nuestra salud (y la de nuestros padres, y la de nuestros hijos) es menos importante que las cuentas a presentar ante unos señores de Bruselas a los que les importamos un bledo.
Por ello, exigimos la derogación de la ley 15/97, que permite privatizar la sanidad, y las leyes autonómicas que la desarrollan.

Hay que pararlos. Sus recortes nos matan.