Campaña Listas de Espera

Campaña Listas de Espera
Pincha para acceder a toda la INFO

martes, 18 de junio de 2013

Un grupo de vecinos de Vallecas se encierra en un centro de Salud para impedir que lo privaticen


Un grupo de vecinos y vecinas de Vallecas han decidido ocupar de "forma indefinida" el Centro de Especialidades Federica Montseny tras la decisión de la Consejería de Sanidad de privatizar este centro, así como el Vicente Soldevilla y los centros de Salud Mental del distrito. Además, la idea es cerrar en un mínimo de 9 meses el centro Montseny y la clínica de Salud Mental Villa de Vallecas.
"Hemos decidido que ya basta de lamentarnos y de que es hora de que el pueblo muestre su voluntad de impedir que el criminal saqueo continúe". Por ello se han encerrado en este centro ya que, en palabras del portavoz de los vecinos de Vallecas, "no vamos a aceptar que nos quiten lo nuestro".
En un primer momento, tanto los vecinos del distrito madrileño como la asociación CASMadrid y la plataforma Matusalén, habían decidido llevar a cabo una concentración a las puertas del centro con la intención de informar a los ciudadanos que se acercaran al lugar y también para pedir firmas en contra de todas las medidas que se pretenden llevar a cabo por parte de la Consejería.
"Somos conscientes de que el objetivo de la Consejería es que el jugoso negocio de la gestión sanitaria privada, pagada con nuestro dinero, pueda ser controlado directamente por los dueños del Hospital Infanta Leonor".
Una vecina de Vallecas, que se había acercado al lugar para apoyar y estar presente en la concentración, se ha mostrado enfadada porque las fuerzas de seguridad locales estuvieran pidiendo la documentación a las personas que se encontraban en la calle junto a la mesa informativa: "Solo queremos salvar nuestro centro de salud".La Delegación del Gobierno, por medio de la policía local, haprohibido la concentración. Angeles Maestre, miembro coordinador de CASMadrid, ha explicado a Público el por qué de esta prohibición: "Solicitamos el permiso con nueve días de antelación en vez de 10 días. Sin embargo, nos acogimos por ley al trámite de urgencia de 48 horas pero la Delegación ha decidido no estimarlo y, por tanto, no está permitida". 
Tras la breve concentración, que solo ha durado diez minutos por miedo a las represalias policiales y a una posible multa, los vecinos han comenzado a entrar en el centro. Ángeles Maestre ha invitado a todos los allí presentes a sumarse al encierro con el fin de que dure "lo máximo posible".