Campaña Listas de Espera

Campaña Listas de Espera
Pincha para acceder a toda la INFO

miércoles, 20 de marzo de 2013

La Junta de C-LM deniega transporte sanitario a un bebé de 5 meses con 70% de discapacidad

La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha denegado a Paula, un bebé de cinco meses con una discapacidad reconocida del 70%, el transporte sanitario que necesita para poder trasladarse tres veces en semana desde Villahermosa, donde vive, al centro de atención temprana de La Solana.      

“Mi hija tiene una parálisis cerebral grave y los médicos nos han explicado que su única esperanza para mejorar su calidad de vida es la estimulación temprana. Nos explicaron que, hasta los dos años, la parte del cerebro no afectada puede aprender cosas y mejorar su psicomotricidad, pero hay que actuar ya”, explicó a Lanza la madre de la pequeña, Ascensión Parra.
Y para recibir esa atención temprana Paula, que vive con sus padres y sus dos hermanos -además de la abuela que ha ido a echar una mano a la familia- necesita una ambulancia o un taxi que la traslade esas tres veces en semana a La Solana, tal y como le recomendaron en el Centro Base de la Consejería de Bienestar Social en Ciudad Real.
La niña, además de la sonda de la alimentación, necesita ir conectada al aparato de oxigeno, por lo que tiene que viajar en una ambulancia o en un taxi, pero desde el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha se lo han denegado alegando que la atención temprana no es una cuestión sanitaria sino relacionada con la Consejería de Bienestar Social.
Y en Bienestar Social lo único que le dicen a esta familia, que vive una situación complicada por la atención que continua que necesita la pequeña además de la de sus dos hermanos, “es que antes si se hacía, pero ahora con los recortes lo han quitado”.
La familia Sanz Parra es una familia normal, en la que trabaja sólo el padre, pero que hasta ahora no tenía problemas. Sin embargo, Paula necesita unos cuidados más especiales como una leche determinada porque tiene intolerancia a las demás o unos pañales específicos porque los otros son más gruesos y contribuyen a dañar sus pequeñas caderas.
Esos gastos, sumados a los viajes que han de realizar, como mínimo una vez al mes cuando no dos “si no nos anulan las citas como nos han hecho las dos últimas veces”, hacen que el gasto medio de la familia sólo en atender adecuadamente a la pequeña Paula, ya que es su principal preocupación es facilitarle la mejor calidad de vida posible, sea de cerca de 500 euros.
Que no nos abandonen
“Nosotros tampoco estamos pidiendo ayudas, sólo queremos que le faciliten el transporte a mi hija para que, en la medida de lo posible, pueda mejorar, aunque sea levemente” aseguró entre lágrimas Ascensión Parra, quien agregó que lo único que le pude a la administración regional es que “ya que creo que tuvieron algo que ver en la situación en la que está mi hija, porque fue un embarazo y parto normal en el que de repente nos dijeron que había pérdida del bienestar fetal, que no nos abandonen”.
Y es que, según los informes médicos a los que ha tenido acceso este periódico, el tercer embarazo de Ascensión, de 38 años, fue completamente normal, tan sólo tuvo diabetes gestacional -algo muy común en la actualidad que se controla con dieta-, se puso de parto de forma natural y tuvo un parto “eutócico”, es decir, normal.
Tan sólo en uno de los informes se dice que la niña traía dos vueltas de cordón al cuello “pero no apretadas”. En este sentido, Ascensión Parra cree que si le hubiera hecho antes una cesárea, quizá su hija no habría llegado a esta situación, “por no hablar del tiempo que tardamos en que nos dieran una UVI a pesar de que había una en la puerta del hospital. Mi hija no llegó, desde las 19.20 horas que nació, hasta las tres de la mañana a la UCI pediátrica de Albacete. Yo creo que ese tiempo fue crucial para Paula”.
Finalmente, esta madre desesperada por el abandono que ha encontrado en el Gobierno de Cospedal quiso enviarles un mensaje “pidiendo que nos ayuden un poco porque la situación es muy complicada, y que la próxima vez se humanice más la sanidad y no se tarde tanto en hacer una cesárea o trasladar a un bebé para tratar de evitar casos como el de Paula.